Vocación sacerdotal: Cristo sanaba enfermos.

Ser sacerdote: Imitar a Cristo
Ser sacerdote para imitar a Cristo ¡llena el corazón!

La vocación sacerdotal te lleva poco a poco a configurarte con Cristo.  Esta es una buena definición de vocación religiosa. Efectivamente, Cristo es el mismo que visitaba enfermos allí donde fuera y les sanaba. Así que cuando sigues a Cristo y entras al seminario o al convento, no sabes por dónde te llevará. Lo que sí sabes es qué hará contigo: compartirá sus inclinaciones, sus actitudes, su disposición de ayudar y, si le dejas, Él mismo saldrá a través de tus manos, de tus palabras y de tus miradas hacia todos los necesitados. Mientras sucede… tú mismo te asombras de su gratuidad. Muchas veces esto acaece casi sin querer, como si fueras un espectador privilegiado. Él te lleva, Él te pone en la ocasión. Él te presenta a la persona. Eso mismo me sucedió con Milagrosa.

La conocí en el 2013. Tenía 13 años. Misionábamos en un pueblo de Guinea Ecuatorial y el deseo de evangelizar me hizo entrar en su casa, hasta entonces desconocida. Jamás hubiera imaginado cuando estaba en el noviciado de la Legión de Cristo lo que sucedería después sólo por seguir mi vocación. Si no conoces su increíble historia mírala en el enlace que pongo abajo: no te dejará igual.

Cómo descubrir vocación
Milagrosa en el Hospital Niño Jesús, Madrid 2014

Su casa se convirtió en el centro de la Misión. Gravitamos en torno a ella por días. El mismo obispo apareció el último día para darle la primera comunión. Luego, con la ayuda de unos valientes de corazón misionero, los primeros 22 que vinieron a misionar en Guinea con el Regnum Christi, conseguimos traerla a España y operarla. Mucha gente colaboró. Jesucristo, de nuevo, como tantas veces en la historia, volvía a acercarse a los enfermos y les curaba en este caso a través de nosotros. Empezaban así para Milagrosa una serie de operaciones que corrigirían la posición equina, fruto de su nacimiento prematuro por aborto a los 4 meses y 21 días de gestación. Sobrevivió inexplicablemente, entre otras cosas, para darnos la gracia de poderla ayudar y dar a conocer su historia de esperanza, lucha, vida y perdón.

Ahora en el 2019 Milagrosa se enfrenta a su última operación. Será operada el 28 de Febrero en Madrid. Y se jugará su futuro en el siguiente período de fisioterapia.

¡Necesitamos colaboración para crear un equipo de apoyo en Madrid! ¿Te gustaría colaborar?, si es así, haz click aquí: “¿Cómo podría ayudar?”

Haz real el proyecto: “UN MILAGRO PARA MILAGROSA” mira aquí su increíble historia: https://youtu.be/YzZxVqt1a1U

Si te gustaría ayudar de alguna manera, haz click aquí: Formulario para ayudar a Milagrosa

Vocación sacerdotal: Cristo sanaba enfermos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *