FAQ Padres e hijos

¿Qué hago si mi padre me pide que espere?

Camila pregunta:

Estoy en secundaria, y quiero dedicar mi vida a la vida consagrada, pero mi padre quiere que espere todo este año o tal vez mas tiempo. ¿Qué puedo hacer mientras espero? ¿Cómo puedo convencerlo para que me deje ir?

Estimada Camila:

Si tu padre quiere que esperes, sería bueno que le preguntaras el porqué. Puede haber una o muchas razones detrás de su negativa:  tal vez él vea algo que tú no alcanzas a percibir, o piense que tu decisión no ha sido madurada, o simplemente lo has tomado por sorpresa; a lo mejor no conoce bien al grupo al que tú quieras pertenecer…. o, en último caso, él tiene dificultades con su fe, para aceptar tu vocación…

No sé cual será el motivo, pero creo que lo mejor es hablarlo con él, descubrir el problema y tratar de solucionarlo. Lo que puedas hacer concretamente dependerá de esto.

Disculpa que no te pueda dar una solución mas concreta, pero hay una cosa que sí puedes hacer en definitiva: ¡Orar! Orar por la claridad, la caridad y generosidad de tu parte, y pedir lo mismo para tu padre.

¿Qué debo hacer si mis padres quieren que tenga un título universitario antes de consagrarme a Dios?

Lisa pregunta:

Soy una mujer de 18 años y estoy segura de que Dios me llama a consagrarle mi vida completamente. Lo he hablado con mi orientadora espiritual y ella coincide que efectivamente Dios puede estarme llamando. Estoy por terminar el bachillerato y he hablado con mis padres sobre mi vocación. Más o menos están de acuerdo, pero creo que no acaban de entenderla. Me dijeron que estaba bien, pero que antes tenía que graduarme de la universidad Pero creo que no puedo esperar 5 años antes de entregarme a Cristo. ¿Qué debo hacer? ¿Cómo les explico que quiero responderle a Dios ahora? Gracias por todo. Esta página me ha ayudado muchísimo.

Estimada Lisa,

Tienes todavía este año escolar como preparación para seguir tu vocación y para que tus padres entiendan tu llamado.

Me parece que no saben mucho sobre la vida consagrada, así que te sugiero que busques el modo de acercarlos a esta realidad tan hermosa: que conozcan a alguna mujer consagrada del grupo al que pretendes ingresar, que se familiaricen con su vida, su apostolado, etc. Quizás también anide en ellos el temor de que tu decisión no sea madura, que inicies el camino y no termines, y ellos no quisieran que eso te sucediera. O quizás piensen que el título universitario es algo necesario, sin caer en la cuenta de que en muchas formas de vida consagrada de hecho se consigue un título universitario

Por ello, sigue acercándote más a Cristo, dale tu corazón, e intenta descubrir qué es lo que tus padres están pensando, para que puedas ofrecerles respuestas a sus inquietudes y temores.

Me alegro que la página te haya servido tanto. Que Dios te bendiga.

¿Qué debo hacer para que mis padres apoyen mi vocación?

Pily pregunta:

Me gustaría que me diera un consejo sobre cómo decirle a mi padre que me quiero consagrar, hace 4 años mi hermano quería irse al seminario menor y mi padre no le dio permiso. Mi madre sí me apoya.

Te agradezco mucho tu pregunta y tu confianza a la vez que te felicito por tu inquietud vocacional y la valentía que manifiestas al querer cumplir sobre todo la voluntad de Dios.

Para decirle a tus padres que tienes inquietud vocacional y deseo de consagrarte te sugiero que lo hagas apoyada de tu madre, quien supongo que sí te apoya pues mencionas que ya lo sabe. También te sugiero que hables con la religiosa  o consagrada que te invitó para que te recomiende qué debes decirle a tu padre. Otra cosa que te recomiendo es que imprimas y medites este texto: http://www.dudasytextos.com/actuales/vocacion_juanpabloii.htm, puedes incluso hablarlo así con tus padres y hacerles ver poco a poco que tu interés en la vocación es sincero y real. Además también les darás a ellos contenidos para que entiendan el misterio de amor que estás viviendo al darte cuenta de la llamada íntima de Dios a tu alma.

Espero esto te ayude a afrontar esta situación. No dejes de orar y pedir luz y fortaleza a Dios para que Él te ayude a convencer a tu papá y hacerle ver que esto es lo que a ti te hace feliz pues a fin de cuentas todo padre quiere para sus hijos la felicidad.